La inercia y la procrastinación

in GEMS2 months ago

¿Han notado que, a veces, nos cuesta mucho anímicamente ponernos a trabajar por más que queramos? Esto sucede por la inercia a la que se llega por exceso de descanso y procrastinación.

image.png
Fuente de imagen

Es decir, por la inercia de esa falta de energía física que tenemos en momentos concretos, no encontramos la forma de ponernos a trabajar, no nos animamos, ya que, en el fondo, no queremos ponernos a trabajar en ese momento. Y lo más peligroso de tal acción, es que nos damos excusas, y en la procrastinación, corremos el riesgo de hacer costumbre todo este círculo vicioso.

Procrastinar, es algo de lo que hay que cuidarnos

Procrastinar es, en resumidas cuentas, el acto de "dejar todo para después", y es un acto verdaderamente nocivo en el comportamiento de cualquier individuo, especialmente en el de aquel que busca ser productivo.

El procrastinador serial empieza a pensar que todo puede y debe dejarlo para después, y esto le lleva a no hacer las cosas nunca.

La solución para evitar procrastinar

La inercia de la cual les hablaba antes, puede jugar tanto a nuestro favor como en nuestra contra en tal sentido. ¿Cómo es esto así? Simple, físicamente hablando, la inercia se define como la imposibilidad que tienen los cuerpos de alterar por sí solos el estado de reposo o movimiento en que están.

Esto significa que si estamos activos, la inercia nos impulsará a mantenernos activos y cada vez más activos, pero si estamos inactivos, sucederá lo contrario; es decir, la inercia nos impulsará a mantenernos inactivos o en reposo constante.

Sabiendo esto es fácil combatir la procrastinación, y pongamos un ejemplo para entenderlo mejor: Si queremos ponernos a escribir aquí en HIVE luego de días de inactividad, nos será mucho más difícil que si escribimos diariamente algo, aunque sea tan solo un poco.

La solución es mantenernos activos constantemente, y si en algún momento nos vemos obligados a estar inactivos algunos días, entonces saber que debemos obligarnos con más fuerza para retomar nuestras actividades en forma.

Recalcando entonces, hacer de la actividad, en cada faceta de nuestras vidas, una norma y una costumbre, es la mejor manera de evitar la procrastinación y sus efectos negativos, y de lograr el éxito en cualquier cosa que nos propongamos. Recordémoslo!

Por favor, comenten sus opiniones sobre el tema tratado. Allí se leen!!

image.png